Conversión del sistema a S/4HANA (Brownfield)

En un escenario de conversión de sistema o de brownfield, un sistema SAP ERP existente se convierte a SAP S/4HANA.

El procedimiento, desde un plano técnico tiene muchas similitudes con una actualización de versión de SAP, pero es mucho más complejo, ya que recordemos que  SAP S/4HANA y SAP ERP pertenecen a familias de productos distintas.

En la mayoría de los casos, la opción de conversión del sistema es la opción preferida y más aconsejable.

Ya que es el escenario ideal para migrar un sistema ERP de SAP existente a un sistema SAP S/4HANA, especialmente para aquellas empresas que ya funcionan con las últimas versiones de SAP ERP.

La principal ventaja de este escenario es que se conservan todos los datos de configuración y datos transaccionales existentes.

Durante la conversión y de nuevo con similitudes a un upgrade de SAP, los cambios que hayamos realizado en los objetos estándar de SAP tendrán que revisarse. Recordemos que es una excelente práctica volver a ser estándar siempre que sea posible.

La conversión también es una excelente oportunidad para limpiar y eliminar el código ABAP desarrollado a medida, reducir la huella (footprint) de los datos a través del archivo de los mismos.

La mayoría de los sistemas pueden ser convertidos en un solo salto. Los que por el contrario quedan fuera de este único salto son aquellos  que están en una versión inferior a SAP ERP 6.0, ya hemos comentado que esta es la versión mínima soportada, o los que todavía no están ejecutando Unicode.

Esos sistemas deben ser convertidos en un escenario de dos fases o saltos.

Para aquellos sistemas que podamos convertir a S/4HANA en un único salto, deberemos aprovechar esta característica. A veces, se nos plantea la opción de realizar una migración a HANA, es decir cambiar la base de datos en primer lugar y quedarnos en Suite on HANA y posteriormente migrar a S/4HANA. Esto no tiene mucho sentido en mi opinión, ya que  es cierto que la complejidad del proyecto se simplifica  dado que es más fácil atribuir un problema al cambio (SAP HANA o SAP S/4HANA).

Pero las ventajas no superan a las desventajas; dos proyectos, dobles ciclos de prueba y dos paradas dan lugar a un aumento de los costes.

Por lo tanto, es preferible realizar la conversión en un solo paso o salto.

No todos los sistemas pueden ser convertidos a SAP S/4HANA. Hay muchos requisitos técnicos previos que deben cumplirse. Uno importante es que todos los complementos y todas las funciones empresariales deben ser compatibles con SAP S/4HANA. Si no es así, entonces la nueva implementación o Greenfield será nuestra única opción.

Las ventajas del escenario de conversión son las siguientes:

  • Se mantienen los procesos empresariales existentes, el customazing, los datos transaccionales y el código ABAP a medida…

  • En lugar de un proyecto con escenario nueva implementación donde las innovaciones son impuestas, la conversión es un proyecto con un enfoque mucho más técnico donde algunas innovaciones son impuestas, la mayoría son opcionales al momento de la conversión, pudiendo ser introducidas en una estrategia por etapas después de la conversión.

  • Menos complejidad. Aunque un enfoque de conversión podría considerarse principalmente técnico, la conversión a SAP S/4HANA requiere consultores funcionales y usuarios del sistema (keyusers) con conocimientos de las aplicaciones y procesos SAP utilizadas en la empresa.

One Comment, RSS

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.