Una vez revisadas todas las opciones de respaldo de nuestra base de datos SAP HANA, llega la hora de profundizar en la recuperación de la misma.

Imaginemos que durante nuestra operación seguimos un ciclo de respaldos parecidos donde:

  • Ejecutamos un FULL BACKUP en primer lugar.
  • Ejecutamos backups incrementales a la vez que respaldamos los logs en segundo lugar.
  • Ejecutamos un backup diferencial en tercer lugar.
  • Ejecutamos de nuevo incrementales y respaldamos logs en 4 lugar.

Eso nos dejaría un esquema tal y como este:

En caso de sufrir una contingencia, si necesitásemos recuperar nuestra base de datos, al más reciente estado posible la secuencia de recuperación sería:

  • Restauramos el último Full backup como punto de partida.
  • Aplicaríamos el último backup diferencial.
  • Aplicaríamos todos los incrementales desde el último backup diferencial.
  • Aplicaríamos todas las entradas redo log si estuviesen disponibles en el área de log.

Si la restauración parte de una snapshot, en lugar de un backup, no será posible aplicar backup diferenciales ni incrementales.

El proceso de recuperación se inicia haciendo una recuperación de los archivos de datos, es decir, full backup, delta backups e incrementales, posteriormente pasa a recuperar el área de logs, donde aplica inicialmente los backups de logs y posteriormente las entradas de logs.

Por último, reinicia la base de datos.

Durante la secuencia de recuperación, a medida que la base de datos va recuperando el área de datos, es decir, por ejemplo, un full backup se recupera satisfactoriamente, se inserta un denominado fallback point.
Gracias a este punto de retorno, en caso de un fallo posterior, como pudiera ser recuperando un backup incremental, asegura a nuestro full backup, volviendo a reprocesar solo desde el fallo.

Leer más